+1 (323) 986-5100
Los resultados derivados del estudio WHI (Woman Health Initiative), llevado a cabo en EE.UU. y publicados en 2002, desataron una verdadera tormenta sobre el colectivo de mujeres en edad de menopausia en todo el mundo. Numerosas revisiones y estudios posteriores revelaron el sesgo e inexactitud de dichos resultados. No obstante, estas rectificaciones o acotaciones realizadas sobre el propio estudio, así como la revisión sistemática de todos los ensayos clínicos aleatorizados y estudios epidemiológicos relacionados con la TH y publicados en los últimos tres años, nunca han recibido la atención de los grandes medios de comunicación.

En consecuencia, en la mente del gran público, persisten las asociaciones equívocas y catastrofistas que acapararon grandilocuentes titulares. Y eso, a pesar del esfuerzo llevado a cabo durante más de quince años por parte de los principales organismos de salud relacionados con la Ginecología. Un ejemplo de ello lo tenemos en los repetidos manifiestos que se han hecho desde la Sociedad Internacional para la Menopausia (IMS) de la mano de la Sociedad Norte Americana de Menopausia (NAMS), primero en 2008 y con mayor amplitud en 2013. Seguidos, evidentemente, por los organismos nacionales, quienes como puede leerse a continuación, se adhirieron completamente mediante el siguiente manifiesto:

“La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) han alcanzado un Consenso sobre el uso de la Terapia Hormonal (TH) de la Menopausia en la actualidad, que establece que este tratamiento es el más eficaz para los síntomas de la menopausia. Un grupo de expertos de ambas instituciones han llevado a cabo una revisión sistemática de todos los ensayos clínicos aleatorizados y estudios epidemiológicos relacionados con la TH y publicados en los últimos tres años. De este análisis se ha extraído que, aunque existan terapias alternativas, la terapia hormonal es la más eficaz y eficiente.”

NP Consenso AEEM y SEGO. Madrid, 26 de abril de 2018.

Los resultados de esos repetidos mensajes en favor de un uso científico y racional de la Terapia Hormonal, ha tenido diferentes resultados en Europa. Así, aunque el rechazo a estos tratamientos se produjo a nivel global, el Dr. Sánchez Borrego, presidente de la Fundación Española para el Estudio de la Menopausia (FEEM), asegura que en otros países se usa mucho más que en España. Mientras que en nuestro país no llega al 1% de las mujeres con síntomas de menopausia, en Alemania o los países nórdicos, la reciben hasta el 13 %, en Francia el porcentaje es algo inferior (12%) y en Portugal o Italia está en torno al 7-8 por ciento.

En España subsiste pues, en la actualidad, un problema de desinformación muy generalizado explica la doctora María Jesús Cancelo, secretaria de la SEGO: “Las falsas creencias y los tabúes entre las mujeres han llevado a una hormonofobia en nuestro país. Incluso entre los propios especialistas, que en los últimos años han ido abandonando la información y el asesoramiento sobre la TH, ante la negativa de sus pacientes a utilizarlo”.

Volviendo al estudio WHI, es importante destacar que en él se utilizó una combinación de estrógenos conjugados equinos más acetato de medroxiprogesterona, la combinación hormonal más usada en Estados Unidos por aquella época. Esas hormonas no eran hormonas humanas, fueron estrógenos de yegua embarazada y acetato de medroxiprogesterona. Ninguna de ellas tienen la misma composición molecular que el estradiol y la progesterona humana.

Estudios posteriores determinaron que el incremento del cáncer de mama se produjo por el acetato de medroxiprogesterona y que el incremento de los eventos cardiovasculares se debió a una selección errónea de las participantes del estudio. Mujeres de una edad media de 63 años (llevaban unos 10 años en menopausia) que no habían sido tratadas previamente con THS y a las que no se les evaluó su estado de salud cardiovascular previo. El incremento de dichas patologías no se ha experimentado cuando el tratamiento se realiza con las hormonas naturales de la mujer.

En este sentido, en EE.UU. se empezó a desarrollar hace ya muchos años un tipo de terapia hormonal, en cuál las moléculas que se utilizan son idénticas a las que produce el ser humano. De esta manera el organismo las reconoce como propias. A esa terapia se la reconoce como Terapia Hormonal Bioidéntica (BHRT).

El incremento de la esperanza de vida en países desarrollados durante el último siglo ha crecido en casi treinta años. Hoy podría decirse que la mujer vive más años sin la regla que con ella. El declive hormonal que comporta la menopausia se asocia a una serie de síntomas como la falta de vitalidad y energía, aumento del tejido graso subcutáneo y visceral, disminución de la masa muscular, disminución de las capacidades físicas y cognitivas, disminución de la función sexual y la libido, sequedad vaginal, piel y cabello finos y frágiles, cambios de humor, incluso depresión, dificultad para conciliar el sueño, sueño no reparador…

Va siendo hora de revisar falsos mitos y desterrar la hormonofobia.

¡Consulte con su médico!

Consultar con un experto en la Terapia SottoPelle® puede ayudarle a crear un futuro más saludable para usted. Descubra lo que nuestro método extraordinariamente simple y sin complicaciones puede hacer por Vd.

Obtenga más información sobre SottoPelle® en www.sottopelletherapy.com o contacte con nuestros médicos acreditados: